Samsung retrasa lanzamiento de su teléfono plegable en EE. UU. y China

El Galaxy Fold, el smartphone plegable de Samsung, ha cosechado buenos comentarios por parte de la prensa especializada que ha podido probarlo. Sin embargo, un número de casos en los que la pantalla del aparato de 1.980 dólares dejó de funcionar días o incluso horas después de activado puso a la compañía en modo de crisis. 

Este lunes se anunció que el lanzamiento oficial del Fold en EE. UU., previsto para el viernes 26, fue pospuesto de manera indefinida. Poco antes se había tomado una decisión similar con el lanzamiento en China. 

Samsung Electronics dijo que ha recibido “unos pocos” reportes de daños en los ejemplares de su nuevo modelo de móvil plegable, lo que ha llevado a voces de la industria a especular que es posible que el esperado dispositivo tenga un lanzamiento más discreto.

El Galaxy Fold parece un móvil convencional, pero se abre como un libro y muestra una segunda pantalla del tamaño de una pequeña tableta de 7,3 pulgadas (18,5 centímetros). El diseño, que rivalizará con el Mate X de Huawei, fue alabado como el futuro en un sector con escasas sorpresas desde que Apple lanzó el iPhone en 2007. 

Sin embargo, antes del lanzamiento, los periodistas e influencers que recibieron las muestras para su revisión reportaron fallas en el funcionamiento tras apenas uno o dos días de uso. 

“Inspeccionaremos en detalle esas unidades (…) para determinar la causa del problema”, dijo Samsung en un comunicado. 

Las acciones de la compañía cerraron con una baja del 3,1 por ciento, mientras que el índice KOSPI de la Bolsa de Seúl cedió un 1,43 por ciento. 

Los problemas resucitaron el espectro del fallido Galaxy Note 7 de Samsung de hace tres años. Los errores en sus baterías y su diseño hicieron que algunos ejemplares se incendiaran y explotaran, obligando a la firma surcoreana a solicitar la devolución del modelo y la cancelación de sus ventas.

¿Falla técnica o humana?

En al menos dos de los casos reportados, la falla catastrófica en los Fold parece deberse a que los encargados de las reseñas retiraron parcial o totalmente una película protectora en la pantalla que tomaron equivocadamente por un plástico desechable. La lámina, transparente y con bordes apreciables a simple vista, resultó ser esencial para el funcionamiento del display OLED.

Samsung no puso advertencias claras de este hecho en el empaque de las unidades que entregó para pruebas, pero dijo en un comunicado que se asegurará de resaltarlas en las unidades que ponga a la venta. 

Analistas aseguran que no les sorprendieron los problemas de funcionamiento de los primeros ejemplares del Fold, toda vez que esta clase de impasses es común en aparatos de prueba. Pero sí indicaron su temor de que su diseño sea menos duradero que la apertura hacia fuera de Huawei. “Es más difícil el doblez hacia dentro que hacia fuera, ya que añade presión a las pantallas, y es algo que preocupa a la gente”, dijo Park Sung-soon, analista de BNK Securities. Otras voces, por el contrario, han sugerido, que la pantalla que se dobla hacia adentro esté más protegida de golpes y rayones.

En declaraciones al Australian Financial Review, citadas por Android Authority, el vicepresidente de Investigación y Desarrollo de Samsung, Eui-suk Chung, dijo que si bien el diseño del Fold no permite un cierre perfecto, resulta más intuitivo y resistente.

“Se abre como un libro. Se cierra como un libro. Es mucho más natural que la otra manera, así que escogimos esa, a pesar de que plantea un reto tecnológico mayor”, dijo el ejecutivo.

El cierre hacia adentro también es el que se especula usaría Motorola en la rumoreada nueva versión plegable de su Razr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *